en qué puede ayudarte el coaching ejecutivo

¿Qué es el Coaching y en qué puede ayudarte?

Existen multitud de definiciones de coaching y también diferentes metodologías de coaching.

Sin embargo, en la actualidad la palabra “coaching” no se encuentra recogida en el diccionario de la Real Academia Española (RAE). Aunque sí que está la palabra “coach”. Se define como “persona que asesora a otra para impulsar su desarrollo profesional y personal”. Tampoco se encuentra la palabra “coachee” que es como generalmente se llama al cliente de coaching.

 

Independientemente de las definiciones de estos términos, al menos en mi propia experiencia, el coach realiza funciones diferentes a la asesoría. Lo que sí es importante en un proceso de coaching es el plantear un objetivo determinado. Y a partir de ahí, el coach acompaña al coachee para que lo consiga. Generalmente se utilizan preguntas y diferentes herramientas que permite que el coachee cambie su manera de pensar, sentir y-o hacer y, a través de sus propios recursos, consiga lo que se propone.

 

 

Lo que persigue un proceso de coaching es el cambio. Y claro, esto no lo diferencia mucho de otros tipos de intervención como la psicoterapia o un proceso psicológico, o incluso un proceso de counselling. Aunque sean cambios a diferentes niveles.

 

La primera pregunta antes de comenzar un proceso de coaching, sería ver las razones por las que es importante realizarlo. Algunas personas tienen en mente una meta y no saben cómo comenzar a abordarla, o se sienten bloqueados, quieren cambiar el rumbo profesional o incluso personal, mejorar sus relaciones sociales, organizarse de otra manera, adaptarse a una nueva situación,… Todas estas son razones por las que alguien podría comenzar un proceso de coaching.

 

Existen diferentes tipos de coaching. Tenemos el coaching ejecutivo, el coaching personal, coaching de equipos…

En mi opinión, el coaching personal y la psicoterapia tienen muchas similitudes. Y es muy importante que el coach tenga las habilidades y, lógicamente la ética, de no ir más allá de lo que realmente está preparado. Es muy fácil cruzar la línea desde el coaching personal a la psicoterapia, principalmente cuando se trabaja a nivel emocional. Diferente es el caso del coaching ejecutivo en el que los límites se pueden establecer más fácilmente. En los procesos de coaching ejecutivo se suelen trabajar objetivos relacionados con hábitos de comunicación, indefinición de metas personales y profesionales, asumir nuevos retos profesionales,  desarrollar las competencias de liderazgo, delegación, comunicación, gestión del tiempo, planificación y/o visión estratégica, mejorar las relaciones interpersonales, desarrollo de colaboradores, etc.

 

Los procesos de coaching tienen una duración aproximada de 6 a 8 sesiones. Las sesiones se realizan en una frecuencia variable en función del caso. Normalmente entre 2 y 4 semanas. Es muy habitual realizar una sesión al mes.

 

Me he formado en diferentes metodologías de coaching y llevo ya unos cuantos años de experiencia acompañando a directivos a la consecución de sus objetivos profesionales y personales a través del coaching ejecutivo. Sin duda que es un proceso muy útil para la persona, y de ahí, también para la propia empresa. Sin embargo, tal y como indicaba anteriormente, el coaching personal está muy cerca de la psicoterapia.

Diría que desde la psicoterapia también se realiza coaching, principalmente lo que se suele llamar coaching personal.

En Galene Colmenar acompañamos a las personas a través de procesos psicológicos de psicoterapia y coaching. Puedes pedir tu cita informativa y hablamos del tipo de intervención que se ajuste a tu necesidad de cambio.

 

“En Galene Colmenar te acompañamos psicológicamente a cambiar y recuperar tu bienestar emocional y añadir calidad de vida”

www.galenecolmenar.es

Psicología y Psicoterapia en la Sierra Norte de Madrid.