Incertidumbre, miedo y ansiedad

Antes de escribir este artículo, me preguntaba qué compartir, qué expresar en este momento presente. Creo que no hay mejor momento que el ahora para hablar de miedo e incertidumbre. La situación con la que estamos conviviendo actualmente es un gran ejemplo de cómo podemos encontrarnos de frente con nuestros grandes miedos e inseguridades y en mayor o menor medida a cada uno de nosotros nos está afectando de una forma diferente.

Puedo hablar sobre los circuitos cerebrales del miedo y la ansiedad o sobre qué neurotransmisores  se activan al sentir pánico pero creo que esto es más fácil encontrarlo en la red. Por ello, desde mi punto de vista, he preferido contar mi experiencia por si puede servir para sobrellevar mejor de alguna manera.

El miedo y otras emociones, muchas veces no se rigen por las creencias ni los pensamientos. Saltan, se desencadenan, nos inundan el cuerpo y si no estás habituado a observarlas y tratar con ellas, muchas veces se apoderan de nosotros. Piensas que van a durar toda la vida y eso puede asustarte mucho más. Durante muchos años, luché para controlarlas. Después, caí en la cuenta que sólo tengo que acompañarlas. A veces duelen, sufres pero siempre vienen para traerte un aprendizaje y tienen un mensaje para ti.

Sin embargo, otras veces pueden nacer a causa de nuestros pensamientos o creencias. Pero tampoco podemos controlar lo que pensamos o creemos, por ello al final consiste en estar con lo que surja, sea pensamiento o emoción.

El enfoque pionero en la integración de técnicas como la meditación en la medicina y psicología occidental, fue desarrollado por Jon Kabat- Zinn en 1982. Él crea la técnica de reducción de estrés basada en la atención plena (MBSR). Comentaba que estamos bombardeados de pensamientos continuamente, son como patrones climáticos en la mente y el reto es cómo nos relacionamos con ellos. Cuando prácticas la consciencia plena te das cuentas que esos pensamientos no te pertenecen. Son como burbujas que se auto liberan. Para poder afrontar el sufrimiento, el dolor y el estrés propone no evitar el pensamiento, prestarle atención y estar con lo que surja.

Más que nunca, consiste en aprender a acompañarnos en cualquier situación. No recibir un trato injusto de nosotros mismos hacia nosotros mismo.

Aprendí que una forma para convivir con las emociones de forma saludable, era experimentar e introducir el movimiento.  La expresión corporal ha sido concebida desde un sentido amplio como “toda conducta observable;…las manifestaciones externas y –generalmente inconscientes- de procesos emocionales” (Vládich, 1998, p. 47).

“La expresión corporal como el juego, es una forma de exteriorizar los estados anímicos; comunica y traduce la vida interior a través del gesto, el sonido, la actitud, el ademán y el movimiento” (Unikel & Galeano, 1995, p. 35).

Sacudir y bailar el miedo. A mí me sirve. Prueba.

Son muchos los aprendizajes y experiencias que estamos viviendo. A veces, diarios. Lidiar con escenarios nuevos con los que no te habías cruzado hasta ahora. Es una gran batalla que estamos sorteando como podemos. Y recalco como podemos, porque nadie nos ha preparado para esto, nadie nos ha explicado nada de lo está ocurriendo y hay cantidad de preguntas a las que no podemos responder y donde se tambalea nuestra confianza en nosotros mismos y en la sociedad.

Por ello, recuérdate que lo estás haciendo bien, recuérdate que todo lo que nazca ahora es válido, lícito, natural, humano. Sea lo que sea lo que estés pensando, sintiendo, expresando, está bien. Déjate ser ahora, cómo sea. Acoge esa inestabilidad y variabilidad. Podemos sentir rabia por la mañana y mucha apatía y desánimo por la tarde. Podemos sufrir insomnio y experimentar pereza hasta para ducharse. Todo vale, en este preciso momento. Date el permiso de conectar contigo mismo, si quieres. Y si no, también está bien. No necesitas sacar un aprendizaje diario. Ya vendrá, créeme. Y por supuesto, no te obligues a nada que no quieras hacer. No tienes por qué ser productivo en este confinamiento.

Lo estás haciendo bien. Confía.

 

 

“En Galene Colmenar te acompañamos psicológicamente a cambiar y recuperar tu bienestar emocional y añadir calidad de vida”

www.galenecolmenar.es

Psicología y Psicoterapia en la Sierra Norte de Madrid.

 

Por ALBA MORAGO MARTÍNEZ – TERAPEUTA.

 



Call Now Button